Reforma Integral vol.2: “primeros croquis”

Nuestra reforma integral va de cine (pincha aquí si no sabes de qué hablamos).

En apenas unas semanas hemos conseguido vaciar el piso por completo, eliminar kilos y kilos de madera, tirar todos los tabiques, levantar los nuevos, situar los armazones de las puertas correderas y ya estamos metidos de lleno con el enfoscado, fontanería y electricidad.

Sin duda todo esto tiene su punto bueno y sus “desventajas”. Margot y yo hemos tenido que dibujar y decidir en obra un millón de cosas a la velocidad del rayo. Por suerte contamos con unos trabajadores excelentes y unos propietarios majísimos que han colaborado en todo momento sin desfallecer.

Normalmente una obra de esta magnitud requiere entre uno y dos meses de preparación, pero el tiempo no jugaba a nuestro favor, así que hemos tenido que solucionar la mayoría de los conflictos y ofrecer todas las propuestas posibles en menos de 15 días.

Para que nos acompañéis en este “viaje” quería contaros un poco con qué cosas contábamos y cuáles han sido las ideas fundamentales que nos planteamos así como su evolución.

Empecemos por un plano del estado de la vivienda ANTES de reformarse:

   

  Vivir en un LOFT sin tabiques no es apto para cualquier situación/pareja/familia. Sin embargo, desperdiciar el espacio en “pasillos” innecesarios es algo que me saca de mis casillas.

 Como podéis observar, la vivienda disponía de un dormitorio asociado a un cubo sin luz natural destinado a “vestidor”. Sinceramente, para tener este vestidor/cueva, yo prefiero tener armarios de toda la vida.

 ¿Y qué me decís del almacén? es como para “cabrearse” con el cónyugue y decirle: ¡¡hoy duermes en el almacén!!…

 El baño principal sí contaba son un espacio digno, sin embargo el auxiliar, necesitaba apenas 1m2 más para ser cómodo.

   

   Una de las ilusiones de Gloria, la propietaria, era disponer de un “vestidor”. Este término es goloso y a la vez creo que la mayoría de la gente suele confundirlo. “Vestidor” como tal, es un espacio “dónde vestirse”, es decir, donde puedas almacenar tu ropa/zapatos/complementos pero dispongas también de espacio para ponértelos.

 Cuando vi la propuesta del estudio de Arquitectura, fue fácil darse cuenta de que el “concepto” estaba poco trabajado, lo cual me entristece porque aunque sean competencia pura y dura, se supone que si te dedicas a reformar viviendas deberías pensar un poquito más en sus dueños. O mejor, tomarte tu tiempo y no ofrecer “propuestas” que hasta un niño de 2 años sabría hacer.

 ESO NO ES UN VESTIDOR. Eso es un pasillo con un armario a cada lado.

 ¿Qué no hay espacio para otra cosa? Pues seguramente. Pero entonces sé claro, no propongas un “falso vestidor” y empieza a plantarte de qué forma puede proveer a esa habitación del almacenaje suficiente.

 Por otro lado, ¿por qué el efecto tubo? ¿por qué eliminar luz natural? ¿por qué mantener el efecto pasillo?.

 No era fácil, pero jolín, ¡que tenemos 150 m2! NUESTRO LEMA desde el principio fue:

  PIENSA EN “SUITE”

 Y después de mucho dibujar, llegamos a la solución más adecuada y conveniente:

   

 ESPACIO 1:

 Compuesto por un tabique a media altura que permita el paso de la luz natural y que “albergue” dos cómodas que formen parte del almacenamiento.

 La idea es colocar un espejo de cuerpo entero, apoyado en pared, una alfombra y una butaca o descalzadora.

  ESPACIO 2:

 Un buen armario de 3 cuerpos cerrado, que no toda nuestra ropa es como la que colocan de atrezzo en revistas deco. Hemos ganado este espacio moviendo el tabique que separaba el dormitorio principal de lo que será el despacho/biblioteca de la propietaria.

 ESPACIO 3:

 Nada como tener las ideas claras y dejar el hueco perfecto para dos cómodas estrechas y altas que harán las veces de “tocador”… con su espejo y luces a los lados al más puro estilo “camerino” 😉

  ESPACIO 4:

 Almacenaje extra aún sin especificar. No podíamos desaprovechar ese hueco y para ello hemos levantado un tabique que recoja el espacio. En un futuro no muy lejano decidiremos completarlo con baldas, cajoneras, zapatero, etc…

  ESPACIO 5:

 Un pequeño hall distribuidor para acceder desde el salón sin tener que rodear la casa pero que a la vez evite el “efecto pasillo” rompiendo la continuidad y proporcionando una cierta “privacidad” al dormitorio por si en algún momento “las visitas” acceden a este baño en lugar de utilizar el de servicio.

 ESPACIO 6:

 El “mega baño”. Plato de ducha doble. Espacio para dos muebles con sus respectivos lavabos y espejos… ¡una gozada!. Ya entraremos en detalles más adelante.

  No tenemos un “falso vestidor” y sin embargo contamos con:

  – un espacio amplio, cómodo y con luz natural para vestirnos, calzarnos y mirarnos en un espejazo.

 – un armario de tres cuerpos con maletero.

 – un tocador con luz lateral como las estrellas de cine.

 – un espacio extra para colocar baldas, cajones o ambas cosas.

 – adiós efecto pasillo; esos metros ahora forman parte de nuestro dormitorio.

 – mayor privacidad desde el acceso al salón.

 – un baño digno de suite.

¿Ha merecido la pena el cambio o no?

¿Os gusta que os explique la parte más “técnica” de la obra?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: