COCINAS | Guía práctica y consejos

Hoy os traemos un post que esperamos sirva de ayuda a todos los que estéis pensando en reformar vuestra cocina, ya sea grande o pequeña, con muchos o pocos medios. Lo importante es que toméis las decisiones más adecuadas y que pasados los años, sigáis pensando que distéis en el clavo.

Las COCINAS son sin duda una de mis partes favoritas de la casa y no precisamente porque sea yo muy cocinillas. Creo que aún es el espacio donde “más vuelta de rosca” podemos dar con respecto a lo tradicional o la cocina típica de madres: muebles de color y/o madera, cenefas en los azulejos, “amarillito melocotón”, cerradas a cal y canto… Aunque confieso que casi lo prefiero frente a la moda posterior donde los muebles de formica en colores estridentes se combinaban con encimeras imposibles. Sí, hablo de los muebles rojos con encimeras de silestone naranja. No es una leyenda urbana.

Por este y otros muchos motivos, he llegado a la conclusión de lo que podríamos resumir como “Manolete, si no sabes torear pá qué te metes” o lo que viene siendo en el gremio: opta por lo sencillo, la luz y sobre todo lo PRÁCTICO.

cocinas

Entremos en detalle:

1.- Muebles blancos frente a muebles de color. Difícil equivocarse salvo si te da por montar un circo con los tiradores de formas raras. Puedes encontrarlos de:

  • Madera lacada
  • PVC o similar
  • Formica brillo, mate o imitación textura

Bajo mi punto de vista descartaría la primera opción por 2 motivos: alto precio y difícil conservación. Las cocinas son lugares de trabajo donde es muy probable que se te escape un tenedor, se escurra un vaso o el cuchillo jamonero salga a paseo. La laca es delicada y cualquier desafortunado incidente puede hacerte llorar lagrimones si salta un centímetro de la misma y se ve la madera de fondo.

Ojito con las ofertas en las que nos intentan vender “cajas de pescado” forradas de plástico. Obviamente serán de un precio muy competitivo pero durarán en buen estado no mucho más de 3-4 años sin que empiezan a aparecer los primeros “achaques”.

La formica en casi todas sus variantes suele ser una buena opción en cuanto a relación calidad-precio y más aún si lo que buscamos es un acabado en color blanco. Fácil de limpiar y bastante resistente al desgaste encontraremos una carta de colores muy amplia y ahí es donde no se nos puede ir de las manos. Obviar las combinaciones de color tipo: muebles bajos en negro y muebles altos en fucsia. Hacedme caso, en menos de 3 años estaréis aburridos de ver una combinación tan llamativa. En el caso de querer combinar, siempre es mejor recurrir a un chapado imitación madera muy sutil, combinado nuevamente con blanco, a poder ser, de una forma simétrica y no intercalada o haciendo un collage.

Una cocina de muebles blancos reflejará 10 veces más la luz que cualquiera de color. Por no hablar de la sensación de amplitud y de limpieza.

cocinas

2.- Encimeras. La lógica suele ser la mejor consejera. No quiero escribir bajo el punto de vista de un catálogo con los mil acabados y materiales. Seguro que casi todos sabéis de las distintas opciones: Silestone, compactos, corian, granito, mármol, formica, madera o incluso acero inoxidable o cristal.

Si lo que estás buscando es una encimera para toda la vida y a un precio no de súper lujo como ocurre con el corian céntrate en silestones, compactos y granitos. Elige un tono que contraste o no pudiendo ser blanca al igual que el resto de los muebles o bien recurrir a un gris claro, antracita, topo o café con leche, según tus gustos. De nuevo te animo a no verte embrujado por fucsias, verdes o naranjas que quitarán todo el protagonismo al conjunto.

Respecto a las encimeras de madera o de acero inoxidable yo tengo ciertos reparos puesto que suponen un mantenimiento y limpieza más determinantes que los anteriores. Puedes optar por tener un espacio con una sobre encimera de uno de los dos cerca de la zona de trabajo o de cocción, pero vamos, es algo más que prescindible y os lo digo por experiencia propia.

Las encimeras de formica son la alternativa a las cocinas que no disponen de mucho presupuesto. Tienen el incoveniente de no tener ninguna resistencia al calor y mucha menos a los golpes que un granito o un compacto. Sin embargo, son fáciles de limpiar y en un color liso encajan en cualquier estética posible. Son recomendables si tu cocina no es “para toda la vida” y en su favor diré que yo la tengo desde hace 7 años (momento en el que ya se me habían acabado todos los recursos económicos después de la reforma integral de mi casa) y aún aguanta estoicamente. Eso sí, ni hablar de las formicas imitación granito, piedra, textura, madera etc… Lisa o será un “quiero y no puedo”.

Como término medio, entre cualquiera de estas opciones, el porcelánico usado como encimera. Quiero documentarme en  condiciones porque hoy mismo he tenido varias muestras en la mano y me han encantado en cuanto a acabado, grosor, resistencia a TODO y precio por metro lineal. Prometo un post en condiciones cuando ya sea una experta o lo haya puesto en alguna de mis reformas 😉

cocinas

3.- Alicatados y solados. Si en el punto anterior os pedía recurrir a la lógica, imaginaos en este. Los suelos de madera en casas nórdicas son “pineables” a no poder más, sin embargo ¿estamos preparados en España para mantener impoluto un suelo que aunque lleva tratamientos especiales, obviamente es más delicado que cualquier otro? Quizá si hablamos de una pequeña cocina para una persona soltera o en pareja, que come y cena fuera prácticamente siempre y lo más cerca que está de un cocido es cuando abre el bote de conservas, hay un pase. Pero si hasta para hacer unos simples macarrones te arriesgas a salpicar con el sofrito tu suelo de madera maravilloso, será mejor sacrificar la foto pinterest por algo más realista.

cocinas

Lo mismo ocurre con los laminados. Sí, existen calidades tipo AC4 y AC5 incluso especiales para cocinas y baños en cuanto a resistencia a la humedad. No me convence salvo excepciones. Yo no sé vosotros pero a mí de vez en cuando me da por hacer unas limpiezas generales con chorrito de amoníaco incluido y el no tener que preocuparte de si he escurrido al máximo la fregona o si los productos de limpieza se comerán el brillo, me deja más tranquila.

Hace 10 años era una auténtica odisea salir del “sota caballo rey”. De hecho la palabra “porcelánico” era algo que se asociaba a caro, difícil de encontrar y aún por explotar. Hoy en día, está al alcance de cualquiera, es más, empieza a ser difícil encontrar suelos que no lo sean. Las imitaciones tipo madera, pizarra o cemento pulido están conseguidísimas y de hecho habéis visto un millón de ejemplos en nuestras reformas.

Buscad formatos que se salgan de la baldosa de 40×40 y recurrid a modelos “sufridos” y que encajen bien con el mobiliario. Del mantenimiento no tendréis que preocuparos hasta al menos los 7-10 años después cuando haya que hacer una limpieza o repaso de la “lechada” (masilla entre azulejos). Si estos además son “rectificados”, ni siquiera puesto que se caracterizan por tener un corte tan recto que las juntas son inapreciables.

cocinas

cocinas

Otro suelo que me ha parecido muy curioso que aparezca tanto en las fotos de revista y que sólo explico como anécdota, es una especie de linóleo o suelo vinílico como los que os muestro a continuación:

cocinas

cocinas

Resumo sus ventajas muy rápidamente:

1.- No es necesario quitar el suelo que tengas, es barato y fácil de instalar.

2.- Es impermeable y su limpieza es básica, podrás utilizar casi cualquier producto sin miedo a estropearlo.

3.- Tampoco es necesario quitar los muebles de cocina para su correcta instalación, simplemente habría que levantar los faldones de la parte inferior de los mismos y efectuar el corte unos cm por debajo de los muebles. Una vez pegado, vuelves a colocar los faldones y listo. Al ser un material de espesor mínimo, el remate con la puerta de acceso a la cocina no implica “escalón” y se remataría con un embellecedor plano.

Y ahora la pregunta clave: ¿es tu cocina una candidata ideal?

SÍ, siempre y cuando:

– Estés en un piso de alquiler y quieras hacerle un “lavado de cara”.

– La casa sea en propiedad pero no puedas permitirte una reforma integral de la misma al menos en los 3 próximos años.

NO, si en tu caso:

– Estás pensando en reformar de arriba a abajo incluyendo muebles y paredes. Por muy económico y fácil de instalar que sea, yo no lo pondría en mi cocina si voy a llevar a cabo una reforma en condiciones. Donde esté un porcelánico, que se quite lo demás.

Y ahora, pasemos a los detalles puramente estéticos o de decoración.

Esta cuestión puede verse como poco objetiva pero sin duda alguna, yo huiría del negro en muebles de cocina (que no en encimeras o suelos, ojo, no tiene nada que ver). El negro es un color que absorbe la luz por muy acabado brillante que tengas. Piensa en blanco, amigo y si quieres romper, buscar el contraste o dar un punto moderno, recurre a decorar un trozo de pared con pintura de pizarra y a poder ser, dale alguna utilidad más allá de apuntar el primer día la lista de la compra por aquello de estrenarla. Esta foto es un ejemplo perfecto (salvo en el suelo como ya hemos explicado):

cocinas

Y qué decir de las baldas justo encima de la zona de trabajo. Preciosas en foto con esa vajilla y esos cuencos de madera orgánica de bosques protegidos, talladas a mano por artesanos, junto con piezas vintage encontradas en el Mercado de las Pulgas de París. AJÁ.

cocinas

A nos ser que tengas una cocina de 20 metros cuadrados con tanto espacio para almacenar que te sobren gavetas y cajones y de paso, una señora de la limpieza que se encargue de limpiar el polvo de todos y cada uno de tus cuencos y tesoros… sé práctico. En las cocinas normalmente CO-CI-NA-MOS, lo que implica humo, olores, grasa pululante y salpicaduras. Como pequeño detalle decorativo, perfecto. Como sustitución a un mueble alto en condiciones que te permita almacenar el triple y en condiciones más higiénicas, NO.

Y dicho todo esto, que esperaba ser un pequeño resumen que solucionara algunas de vuestras dudas y se ha convertido en un tomo de Enciclopedia Larousse Bolena, me despido por hoy.

cocinas

Espero que a todas las fans de nuestros posts DECO les haya gustado y a los que ni siquiera tienen cocina, al menos, entretenido.

Pronto, muy pronto, sorpresas que os van a gustar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: